webmail | contacto |  links |  home 
Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad es el órgano de la ONU con responsabilidad primaria para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, y lo plasma en sus resoluciones (mandatos), determina el tamaño de la operación, sus objetivos generales y su marco temporal. Dado que la ONU no tiene fuerzas militares o de policía civil propias, los Estados Miembros son los que deciden si participan en una misión, y en ese caso, que personal y equipamiento están dispuestos a ofrecer.

El mandato debe ser claro y plausible, debe orientar efectivamente a los miembros integrantes involucrados en la misión tanto en la sede del Cuartel como en el terreno. Debe también recabar el apoyo político y financiero de los Estados Miembros a la vez que lograr lo sustancial para el éxito de la misión, y quizás lo más importante y difícil de lograr la cooperación de las partes en conflicto. La misión debe contar con el consentimiento del Gobierno del país donde es desplegada y frecuentemente de las otras partes implicadas, y no debe ser usada de ninguna manera para favorecer a una de las partes contra la otra.

Las tropas que forman parte de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU portan armas ligeras y se les permite usar un mínimo de fuerza en defensa propia, o si personas armadas tratan de impedir que desempeñen las tareas para las que están autorizadas. Los observadores y la policía civil van normalmente desarmados.

Los componentes de las misiones de mantenimien­to de la paz no pueden imponer la paz donde no existe una paz que mantener. Sin embargo, donde las partes en conflicto están resueltas a resolver sus diferencias pacíficamente, una operación de mantenimiento de la paz de la ONU puede actuar como catalizador para la paz y ayudar a crear un "espacio para respirar": una atmósfera más estable y segura en la cual soluciones políticas duraderas puedan ser encontradas y puestas en práctica.

El mantenimiento de la paz por la ONU no debe ser confundido con otras formas de intervención militar multilateral. En varias ocasiones, el Consejo de Seguridad ha autorizado a los Estados Miembros a usar "todos los medios necesarios" incluyendo la fuerza para hacer frente a conflictos armados o a amenazas contra la paz.

Estas operaciones son amparadas bajo el Capítulo VIl de la carta orgánica de la ONU y se las conoce como Operaciones de segunda generación.