webmail | contacto |  links |  home 
Historia

La Infantería de Marina, como parte integrante de la Armada, ha colaborado con su pasado con el cual se encuentra plenamente identificada, pues es fiel depositaria de un legado histórico de sucesivas generaciones, que modelaron las características de sacrificio, nobleza de ideales y conciencia profesional.

Orígenes
Los inicios de los infantes de marina no fueron sencillos, éste es un hecho universal. Su incorporación abordo de los buques ha sufrido avances y retrocesos según las exigencias que las circunstancias imponían.

Existen coincidencias en las marinas del mundo sobre las razones que llevaron a su aceptación o rechazo. Pero, en definitiva, la necesidad de contar con tropas embarcadas para operaciones terrestres o como artilleros adaptados a la vida marinera y como factor de disciplina a bordo se fue imponiendo hasta quedar consolidada en las principales armadas del mundo. Inicialmente los marinos cubrían ambas misiones marineros y soldados hasta que la sofisticación de las capacidades navales y magnitud de las operaciones anfibias requirieron de una mayor especialización.

Nuestra Infantería de Marina no escapa a los conceptos señalados. Sus primeras décadas de existencia están signadas por creaciones de Unidades y sus cierres, como así también su integración a los buques de la flota.

Sus orígenes surgen del Tercio de la Mar Océano español, Infantería de Marina nacida en 1537 y de la marinería desembarcada para el combate en tierra. Efectivamente, la Infantería de Marina de la Armada Argentina (IMARA) nace de los efectivos de ese Tercio enviados al Río de la Plata para operar en el mantenimiento de las fronteras del Virreinato; la primera consistió en la reconquista de las Islas Malvinas en 1767 y la defensa de la Banda Oriental, Colonia del Sacramento, por el Virrey Cevallos en 1776.

Invasiones Inglesas 1806 – 1807
Luego de la pérdida y recuperación de la Ciudad de Buenos Aires en 1806, los británicos vuelven a atacar la ciudad en 1807; pero los españoles y americanos habían organizado unidades de defensa las que, pese a la derrota inicial, proceden a defender Buenos Aires bajo las órdenes del Capitán de Navío Santiago de Liniers, marino francés al servicio de España, con experiencia como infante de marina en acciones en el Mediterráneo.

Guarnecía la zona de Retiro un Batallón de Marina (300 I.M. y 100 marineros) comandados por el Capitán de Fragata Juan Gutiérrez de la Concha, haciéndose fuertes en la Plaza de Toros ubicada en ese lugar.

Con las primeras luces del 5 de julio de 1807, se inició el ataque británico.

Combate de Martín García
A fines de 1813, el panorama político y militar de nuestro país generaba una justa preocupación al Gobierno Patrio.

El Ejército del Norte, comandado por el General Manuel Belgrano, se encontraba en retirada. La paralización del puerto de Buenos Aires, impuesta por el bloqueo español, desde Montevideo ahogaba la Revolución. Y si bien el ejército patriota realizaba por tierra el asedio de la ciudad, el no hacerlo al mismo tiempo por agua, por falta de una flota, le quitaba efectividad al mismo.

Es así como Brown parte en los primeros días de marzo de 1814 con su improvisada flota a combatir a una de las Armadas más antigua y poderosa del planeta. Teniendo como primer objetivo la toma de la Isla de Martín García, llave de los ríos Paraná y Uruguay.

Brown dispuso que el Sargento Mayor de Marina Ricardo Baxter dirigiera la operación. Contaba para ello con una fuerza de desembarco. Los buques de la Escuadra debían estar en condiciones de apoyar con su artillería el desembarco de la tropa si fuera necesario.

El desembarco se produjo el día 15 de ese mes. Cuando despuntó el alba, el objetivo estaba consolidado. Martín García es considerada la primera Operación Anfibia ejecutada por nuestro país y significó el inicio de las gloriosas campañas navales de la República Argentina.

La Infantería de Marina embarcada intervino posteriormente en el combate naval del 17 de mayo frente a Montevideo y pasa a reforzar a las tropas terrestres del sitio, encontrándose presente en la rendición de la plaza.

Brown, en nota al Ministro Juan Larrea, destacó la conducta de su infantería de Marina embarcada de Montevideo.

Creación y Cierre de Unidades - Período 1816 – 1828

Por decreto del 5 de febrero de 1816 suscripto por el Director Supremo, Ignacio Alvarez Thomas, se crea una Compañía de Artillería de Mar. Se fundaba en las ventajas que reportaría a la nación al servir la Unidad no solamente a su fin específico, sino también para la guarnición de los buques de guerra del Estado, arsenales, almacenes, etcétera.

La organización y dirección estaba a cargo del Comandante General de Marina, quedando integrada por un Teniente Coronel y tres Oficiales, 24 suboficiales y 116 de tropa. En 1820, una Compañía de Artillería de 150 plazas y, en 1827, se crea una Compañía de Artillería de Marina de 150 plazas a órdenes del Comando General de Marina para guarnición de buques y bases.
Todas estas unidades tuvieron efímera vida.

Asalto Anfibio a Monterrey – California
Entre los años 1817 y 1818, Hipólito Bouchard realizó su extraordinaria campaña corsaria al mando de la Fragata “La Argentina”.

El viaje duró dos años y en él, la Bandera de la Patria efectuó su primera circunnavegación.

En el marco de esta campaña se produjo el ataque a Monterrey, por entonces capital de la California española.

Inicialmente, el desembarco fue rechazado, pero habiendo reorganizado sus tropas, Bouchard encabezó el nuevo desembarco. En tres horas se obtuvo el control de Monterrey, quedando enarbolada la insignia nacional entre el 24 y el 29 de noviembre de 1818, posteriormente la ciudad fue abandonada. Durante la acción, tuvo destacada actuación la infantería embarcada, la que fue conducida por el Teniente José María Piris.

ETAPA DE LA CONFEDERACIÓN
Argentina 1829 – 1853

Entre 1829 y 1852, se repite la creación de subunidades de Artillería de Marina. El 1 de diciembre de 1830 se ordena la formación de una Compañía de Mar y en 1834 se transforma en una Brigada a dos Compañías. Estas unidades poco tiempo después fueron desactivadas.

Combate de Costa Brava 1841
La zona que se denomina con este nombre corresponde al sector del río Paraná que se encuentra al norte y al sur del límite entre las provincias de Corrientes y Entre Ríos.

La lucha por el gobierno de la República del Uruguay llevó al combate de la escuadra de la confederación comandada por Brown contra la escuadra al mando de José Garibaldi.

Brown llegó a Costa Brava el 14 de agosto de 1841, iniciándose el combate al día siguiente.

La acción tuvo lugar tanto en los buques como en tierra. La acción en tierra fue encarnizada, produciéndose importantes bajas en ambos bandos, nuestros infantes obtuvieron una completa victoria. El Almirante supo efectuar una correcta coordinación entre la misión de los efectivos en tierra y la maniobra de los buques que debían apoyar a los mismos.

Costa Brava mostró por primera vez en un combate fluvial, la real peligrosidad de la infantería embarcada para contribuir desde tierra con este tipo de acción.

Reorganización Nacional
“Desde enero de 1854 hasta noviembre de 1861, existió una Compañía de Infantería de Marina al mando del Capitán Manuel Vialardi. La Compañía proporcionaba destacamentos a la Isla Martín García, a los vapores ‘Río Bamba' y ‘Buenos Aires' y a las goletas ‘Maipú' y ‘Santa Rosa'”.

De Sarmiento a Avellaneda
El plan naval que encaró Sarmiento podemos sintetizarlo en la creación de una escuadra, la creación de un arsenal que permitiera albergar pertrechos o reparar la misma, la fortificación de la Isla Martín García con la mejor artillería para la defensa de costas de la época y la creación de la Escuela Naval Militar.

En 1872, se consolidaron dos de sus proyectos, el que apuntaba a la formación de la Escuadra y la fundación de la Escuela Naval Militar. En octubre de 1873, se autorizó la creación del Arsenal Naval Zárate. La Isla Martín García fue artillada pese a todas las objeciones puestas de manifiesto por la diplomacia brasileña.

En 1874, Nicolás Avellaneda asumió el gobierno y se constituyó en un férreo continuador de la obra naval de Sarmiento. El 26 de noviembre de ese mismo año, promovió la creación por decreto de un Batallón de Infantería de Marina por considerarlo de particular importancia para el servicio de la Escuadra Nacional.

CREACIÓN INSTITUCIONAL DE LA INFANTERÍA DE MARINA
Sobre las postrimerías de esta etapa, el 19 de noviembre de 1879, Avellaneda firmó un decreto creando un Cuerpo de Artillería de la Armada, que debía depender de la Comandancia General de Marina.

La importancia de este decreto radica en que determina la creación oficial y formal de la Infantería de Marina de la Armada Argentina, motivo por el cual su fecha de emisión, el 19 de noviembre, ha sido tomada como punto de partida de su vida orgánica.

Desde 1875 a 1905 se crean y cierran unidades y subunidades de Defensa de Costas, de Artillería de Costas y de Infantería de Marina. Todas de corta vida.

En ciertas oportunidades estas unidades coinciden en el tiempo, en otras una de ellas se refunde en la otra.

En todos los casos las autoridades terminaron por comprender la necesidad e importancia de estas unidades, recreando o reagrupando lo cerrado. Esta afirmación está avalada por los considerandos de los decretos de creación de todas ellas donde se argumenta su necesidad, prácticamente con similares razones.

1880 – 1939
El presidente Julio Argentino Roca, consciente de la necesidad de producir la reorganización de las Fuerzas Marítimas de la Nación, determinó por decreto de fecha 5 de noviembre de 1880 la creación en Concepción del Uruguay de un Batallón de Infantería de Marina, que tuvo como base al existente Batallón de Entre Ríos bajo control de la Marina.

Campaña del Chaco
La Campaña del Chaco tuvo como objetivo combatir al indio rebelde y la de incorporar el territorio que se encontraba en manos de éste al resto del país.

Por decreto del 4 de enero, nueve meses antes del desarrollo de esta campaña, el Batallón de Infantería de Marina se transformó en Regimiento, enviando su Segundo Batallón a participar en la misma.

Estableció su base de trabajo en el Fortín General Belgrano, próximo al río Bermejo donde operaban buques de la Armada. La ocupación de la línea militar del Bermejo y Fortín Belgrano se mantuvo durante los años 1884 y 1885.

Finalizada su actuación en la Campaña del Chaco, se producen nuevas reorganizaciones en el ámbito del Cuerpo. En el año 1886, al haber sido suprimido el Regimiento de Infantería de Marina en 1885, se crea el Cuerpo de Ametralladoras de la Marina y al año siguiente el Batallón de Marina.

El destino de la nueva Unidad lo constituye el Arsenal de Marina de Zárate, teniendo como misión la de proporcionar a su personal la instrucción práctica para operar los nuevos cañones Krupp que debían reemplazar a una de las baterías de ametralladoras que poseía el Arsenal. Asimismo, tenía por función atender al servicio militar de la Isla Martín García.

En 1888 esta Unidad, montó un cañón Krupp de 240 mm, y recibió la orden de efectuar su traslado a la Isla Martín García, donde instaló dos cañones Krupp de 240 mm. Un año después, regresó la Unidad a Zárate como Regimiento de Artillería de Costas.

La Revolución de 1890
El 26 de julio, se produce la participación del Regimiento de Artillería de Costas en la Revolución del ‘90, como tropa leal al gobierno.

Desembarcado en Retiro, el Regimiento marchó a enfrentar a los sediciosos en la Plaza Libertad contribuyendo notoriamente al triunfo de las tropas del gobierno. El combate se tradujo en 26 bajas entre muertos y heridos, entre ellas, fallece el Teniente 2° de Artillería de Costas Rogelio Vergara.

Su eficiente desempeño motivó que se decretara el ascenso de sus jefes y oficiales inmediatamente de terminadas las acciones.

BATALLONES DE INFANTERÍA DE MARINA Y DE ARTILLERIA DE MARINA

En el año 1892, se creó un Batallón de Artillería de Marina, que tuvo como destino la Isla Martín García. La base del mismo la constituyeron las dos compañías que guarnecían esa Isla. La Unidad se trasladó en diciembre de 1893 a la ciudad de Paraná y a partir de mayo de 1895 tuvo como asiento la Capital Federal. En septiembre de ese año, se disuelve la misma.

El 26 de agosto de 1893 se activa un Batallón de Infantería de Marina con asiento en Capital Federal, en la actual zona del Congreso. El mismo estaba compuesto por cuatro compañías, las que aportaban Destacamentos a los buques de la Armada. Se disuelve el 7 de noviembre de 1898 y sus efectivos pasan a integrar el Cuerpo de Artillería de Costas.

Las Baterías del Puerto Militar
Cuando en septiembre de 1895 se ordenó la disolución del Batallón de Artillería de Marina, se determinó que el Estado Mayor de la Marina debía proponer la organización de un Cuerpo de Artillería, el cual tendría que responder a las necesidades de la época: operar la artillería, actuar como infantería, desprender destacamentos para cubrir necesidades de la Flota y otras tareas ordenadas por las autoridades navales. Finalizado el estudio, el 13 de marzo de 1896 se resolvió autorizar la creación de una Compañía de Artillería de Costas, la que constituyó el embrión del nuevo Batallón.

En ese año, la sublevación y evasión de penados del Presidio Militar de Santa Cruz determinó que una compañía perteneciente al Batallón de Infantería de Marina fuera embarcada en el crucero torpedero “Patria” y partiera de Bahía Blanca el 17 de abril. El 21 de ese mes llegó a destino, redujo a los evadidos y normalizó los servicios del Penal.

En mayo de 1898, se concretó la formación del Batallón de Artillería de Costas. Esta Unidad estuvo destinada a custodiar el Puerto Militar actual Base Naval Puerto Belgrano , que se construía próximo a la Ciudad de Bahía Blanca.

Desde su nueva guarnición, comenzó a enviar en forma periódica, destacamentos con el objeto de cubrir los servicios de custodia en el Presidio de la Isla de los Estados, en el Arsenal Naval Zárate y otros destinos en Buenos Aires.

Tiempo después, se hizo cargo de las baterías, que conformaban parte de la defensa del Puerto. La III Batería se encontraba finalizada, la IV, V, y VI en los preparativos finales de construcción. La I y II tenían suspendidos sus trabajos por falta de fondos.

El 9 de mayo de 1899 la III Batería disparó con las cuatro piezas del emplazamiento, doce proyectiles de 250 kilos cada uno. Habiendo sido el tiro eficazmente ejecutado y obtenido una excelente precisión en los impactos, la Artillería de Costas quedó incorporada a las actividades del Puerto Militar. Constituyó éste, el origen de la actual Base de Infantería de Marina Baterías.

Con motivo de los sucesos políticos provocados por la Revolución del 4 de febrero de 1905, la Unidad debió trasladarse a la Capital Federal. La participación que le cupo a la misma en sofocar la rebelión llevó a que el Gobierno Nacional lo designara ese año como guardia de la Casa de Gobierno. Luego el Cuerpo volvió a su alojamiento en el Puerto Militar.

Ley Orgánica de la Armada de 1905
El Ministerio de Marina resolvió cambiar la estructura del Cuerpo de Artillería de Costas, de acuerdo a la Ley Orgánica de la Armada N° 4.856 promulgada el 7 de Octubre de 1905. Por la misma, el Cuerpo de Artillería de Costas pasó a conformar un organismo de la Marina de Guerra, adoptando su uniforme y a constituirse con su propio personal.

Se dispuso reintegrar al Ejército, a los Jefes y Oficiales, sustituyéndolos el 19 de abril de 1906 por Jefes y Oficiales del Cuerpo General de la Armada. El personal de tropa adoptó las denominaciones de la Armada, cambiándosele el uniforme por el de marinería de la época.

Tuvo como misión la de conservar el armamento y material de las baterías del Puerto Militar que sirvió de escuela para el personal que se designaba periódicamente para prácticas con el material de Artillería de Costas. Asimismo, se desempeñó como elemento de Infantería, prestando servicios en Puerto Belgrano y en distintas reparticiones de la Marina.

Al Capitán de Fragata Mariano Beascoechea, le cupo la responsabilidad de ser el oficial naval que debió conducir esta nueva Artillería de Costas. Entre 1906 y 1934, Oficiales Superiores, Jefes y Oficiales del Cuerpo General ocuparon los cargos y destinos de la Infantería de Marina, Defensa y Artillería de Costas.

Ejercicios Anfibios
La Armada realizó ejercicios anfibios de magnitud a fines del siglo XIX y principios del XX. No tenían las características de los actuales; en esa época no existía una doctrina anfibia depurada, la que recién llegó al país a mediados del siglo pasado.

No había lanchones, ni buques adecuados, ni oficiales con experiencia en desembarcos; pero sí cañones especiales y las principales naves tenían una dotación de desembarco preparada para operar en tierra.

En agosto de 1894, se efectuó un desembarco de magnitud en la zona de Maldonado e Isla Gorriti, próxima a Punta del Este en el Uruguay, donde intervino la poderosa Flota Nacional con un Batallón de Infantería de Marina, comandado por el Teniente Coronel Manuel Dantas.

En 1895 hubo otros ejercicios en Golfo Nuevo donde intervino la Flota de Mar y el citado Batallón. En 1899, se realizó en Ushuaia un desembarco con 600 efectivos a órdenes del Capitán de Fragata Lorenzo Irigaray donde se hizo Fuego Naval de Apoyo; se desembarcó artillería de campaña, puestos de sanidad, etc. La Fuerza de Tareas Anfibias la constituía la Escuadra del Plata. Este despliegue de naves y tropas tuvo una fuerte connotación política relacionada con el Tratado de Límites Roca Errázuriz.

En 1901, la Escuadra efectuó grandes maniobras que incluyeron un gran desembarco en la localidad de Ensenada , próxima a Río Santiago. En ella, la Artillería de Costas tuvo un excelente desempeño durante el operativo.

FISONOMÍA PROPIA DEL CUERPO

Por decreto del 6 de diciembre de 1934, se dio fisonomía propia al Cuerpo, al considerarlo como uno de los Cuerpos Militares de la Armada. Determinó ese decreto que, hasta el año 1938 inclusive, el Cuerpo estaría integrado por personal superior de la Armada y del Ejército Argentino. A partir del 1° de enero de 1939, el Personal Superior provendría solamente de la Escuela Naval Militar. Estableció asimismo, que a estos oficiales les corresponderían las mismas prescripciones legales que a los del Cuerpo General de la Armada. El personal de suboficiales mantuvo su régimen anterior pues pertenecían a la Armada.

Habiéndose reglamentado la organización del personal del Cuerpo de Artillería de Costas, surgió la necesidad de determinar la organización táctica del mismo. Por decreto del 25 de julio de 1935, se creó el primer Regimiento de Artillería de Costas, el que llevó el nombre de Teniente de Navío Cándido de Lasala. En el transcurso del año, se entregó a la Unidad su bandera de guerra, tarea realizada por personal de la Escuadra de Mar.

El gobierno, con el objeto de afirmar su soberanía en la región sur de nuestro país, adoptó una política tendiente a establecer autoridades navales en diversos puertos patagónicos. Bajo este concepto, se dispuso el traslado de una Compañía de Artillería de Costas a Río Gallegos, conformando allí un Destacamento.

Ello constituyó la iniciación del asentamiento de la Infantería de Marina en la zona austral. El destacamento permaneció en la zona entre el 19 de octubre de 1936 y el 24 de mayo de 1942.

Por Decreto del 6 de diciembre de 1934, se reorganizó el entonces Cuerpo de Artillería de Costas y reglamentó la situación de su personal, el que determinó el inicio de la Infantería de Marina en la Escuela Naval Militar.

El 14 de febrero de 1935, se produjo el ingreso de la primera promoción, los que egresaron como subtenientes de Artillería de Costas el 21 de diciembre de 1939.Formaron parte de la Promoción 66.

El 31 de Julio de 1936 se creó en el Ministerio de Marina la Dirección General de Defensa de Costas, la que tuvo a su cargo la administración, organización e inspección de las unidades de Defensa de Costas. Su primer Director fue el Capitán de Navío Miguel Ferreyra.

Con fecha 1º de enero de 1940, se creó la Escuela de Guerra de Infantería de Marina. Cuando esta Escuela se disolvió en el año 1968, se incorporó a la Escuela de Guerra Naval.

En febrero de 1940, se oficializó el curso que se dictaba desde 1935 al personal en el cual se la denominó Escuela para el Personal Contratado de Artillería de Costas.

En 1961, se denominó Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina.

El 15 de julio de 1940, se crean el Batallón de Infantería de Marina N° 2 Ec. y el Regimiento de Artillería Antiaérea N° 1 Ec. A este último, se lo dotó con los cañones Krupp 88 L56 asociados a las centrales de tiro Wico como armamento principal. Cabe puntualizar que Alemania, país de origen de ese armamento, iniciaba la Segunda Guerra Mundial con unidades antiaéreas dotadas con ese mismo tipo de artillería, lo que implicó para nuestra Armada una notable evolución al operar una de las armas del tipo más modernas de entonces.

Esta modalidad de emplear armamento moderno en su tipo, en mayor o menor medida, se mantuvo a través del tiempo en la Infantería de Marina. Los cañones Krupp 88 tienen reservado un lugar en la historia y cuando aún representaban casi un misterio con sus centrales y procedimientos de tiro, los artilleros del Cuerpo desentrañaron la totalidad de sus capacidades.

El 13 de febrero de 1941, se creó el Batallón de Infantería de Marina N° 4.

Entre los años 1942 y 1943, se produce una mayor dispersión geográfica de las Unidades con el objeto de brindar seguridad a diferentes destinos navales. Estas son la Compañía de I.M. N° 1 en Capital Federal, la Compañía de I.M. N° 2 en la Isla Martín García, la Compañía de I.M. N° 3 en Zárate, la Compañía de I.M. N° 4 en Río Santiago, la Compañía de I.M. N° 5 en Punta Indio, la Compañía de I.M. N° 6 en el Arsenal Azopardo próximo a Azul, la Compañía de I.M. Nº 7 en Mar del Plata y la Compañía de I.M. N° 8 en Comandante Espora.

En octubre de 1945, se creó el Batallón de Vigilancia de la Base Naval de Puerto Belgrano, el que en 1952 adoptó el nombre de Batallón de I.M. N° 1.

Marco Legal de la Infantería de Marina
Por medio de la Ley N° 12.883 de 1946, se creó la Infantería de Marina como elemento anfibio, integrante de la Marina de Guerra, capacitada para actuar sobre la costa, conformada con unidades de las distintas armas, que fueran necesarias para el cumplimiento de su misión.

Con la promulgación de esta ley, el Cuerpo pasó a denominarse Infantería de Marina y los uniformes y grados pasaron a ser definitivamente los de la Armada.

Para su conducción, en la misma ley se crea el Comando General de Infantería de Marina siendo su primer Comandante el General Dn. Jorge Schilling, quien por alcance de esa norma se constituyó en el primer infante de marina en alcanzar la jerarquía de Contraalmirante.

Este cambio de situación impuso a la Infantería de Marina transitar una nueva etapa, que se tradujo en la adopción de medidas tendientes a reorganizar el Cuerpo, generar doctrina y procedimientos para un adiestramiento especializado e incorporar nuevos medios, basados en las necesidades tecnológicas que se presentaban.

Respondiendo a esta nueva realidad, en el año 1947 se crearon la Fuerza de I.M. N° 2, el Batallón de I.M. N° 5, el Batallón de Comunicaciones N° 1 (Ec.), el Batallón de Vehículos Anfibios N° 1, el Batallón de Tropas Especiales de I.M. y la Fuerza de I.M. N° 1. La Brigada de I.M. N° 1 surgió como componente anfibio principal del Poder Naval, constituyéndose en una Gran Unidad de Combate, con una orgánica fija de comando. Su dependencia fue del Comando General de Infantería de Marina.

Buques Anfibios
A mediados del siglo XX, la recepción de Buques de Desembarco de Tanques (BDT), buques transporte, lanchas de desembarco y vehículos anfibios a oruga y a rueda permitió iniciar los primeros operativos anfibios de magnitud y ejercitarse en desembarcos en todos los aspectos de la doctrina anfibia.

Con las nuevas unidades, se tendió a lograr una presencia ágil y dinámica del Cuerpo, contando con medios adecuados que le proporcionaron una capacidad anfibia con gran movilidad y un poder de combate versátil para el movimiento buque a costa.

En el año 1947, se produjo el asentamiento del Componente en la Isla Grande de Tierra del Fuego, con el destacamento de Vigilancia y Seguridad de la Gobernación de Tierra del Fuego en Ushuaia. En el año 1952, el asiento de la Unidad pasó a Río Grande como Batallón de Infantería de Marina N°5 Ec.

En el año 1955 se crea la Compañía de Infantería de Marina N° 9 como Custodia Presidencial, quedando confirmada por decreto presidencial en 1957. Desempeñó esa función hasta principios del año 1963.

ESCUELA BÁSICA DE INFANTERÍA DE MARINA 1962 - 1969

El 12 de febrero de 1962, se creó la Escuela Básica de Infantería de Marina . La misma tuvo como objetivo brindarle a los cadetes que habían cursado su primer año de estudio en la Escuela Complementaria de la Armada, los conocimientos técnicos profesionales específicos de su escalafón.

En el mes de diciembre, egresó la primera promoción de Guardiamarinas del Cuerpo Complementario, Escalafón Infantería de Marina. El 20 de diciembre del año 1969 se recibió la VIII promoción de Guardiamarinas, la última en egresar de esta Escuela, en la misma fecha se procedió al cierre de ese Instituto.

Centro de instrucción y adiestramiento de Infantería de Marina
El 27 de agosto de 1965, se creó el Centro de Instrucción y Adiestramiento de Infantería de Marina, al que se lo denominó genéricamente CIAIM. El mismo tenía dependencia orgánica del Comando General de Infantería de Marina con asiento en Baterías.

Allí comenzaron a impartirse cursos, tanto a personal superior como subalterno, en los que se buscaba consolidar aspectos profesionales.

No sólo se impartieron al personal del Cuerpo, también se hizo con oficiales de los otros componentes y en determinadas ocasiones con personal del Ejército y de la Prefectura Naval. Asimismo, se instruyó a médicos y odontólogos que voluntariamente querían obtener la especialización de Infantería de Marina y el derecho al uso del escudo indentificatorio.

Entre los años 1968 y 1969, se produce la reorganización de la Armada, la cual motiva el cese de funciones del Comando General de Infantería de Marina. Sus tareas se repartieron entre el Comando de la Infantería de Marina (COIM) y la Jefatura de Infantería de Marina (JEIM).

El COIM, bajo dependencia del Comando de Operaciones Navales, asumió la responsabilidad del alistamiento operacional de las Unidades que integran el Componente, así como también, el planeamiento para el adiestramiento y empleo de sus medios. La JEIM, con dependencia del Estado Mayor General de la Armada, entendía en las políticas, planes en el mediano y largo plazo y en la logística general del Cuerpo, entre otros.

Es la heredera de la Fuerza de Apoyo Anfibio(FAPA) y la Brigada de Infantería de Marina Nº 1(BRN1). Ambas unidades tenían un rico historial.

La Brigada de Infantería de Marina Nº 1 fue creada en 1947, cuando se concretó con efectivos y unidades de maniobra, la misión anfibia de la Infantería de Marina. Esta unidad ha dejado un rico historial profesional; en ella abrevaron generaciones de Infantes de Marina. Sus elementos de maniobra actuaron en el despliegue de 1978 en Tierra del Fuego y en especial durante la Gesta de Malvinas en 1982.

La Fuerza de Apoyo Anfibio FAPA creada en 1974 reunía a todas las Unidades que daban apoyo a la Brigada de I.M. Nº1, como el Batallón Vehículos Anfibios, la Agrupación de Comandos Anfibios, Batallón de Comunicaciones, Batallón Antiaéreo y demás Compañías independientes de apoyo de fuego y de servicios. Sus elementos también participaron durante el despliegue de 1978 y la Campaña de Malvinas. Fue condecorada por "Honor al Valor en Combate", pues el Comando de la Fuerza operó en Malvinas bajo el nombre de Comando de la Agrupación IM Malvinas AGRUIMVINAS.

La FAIF cumple con la función anfibia, principal rol de la Infantería de Marina dentro del poder naval.