webmail | contacto |  links |  home 
Relaciones con la OMI

La Organización Marítima Internacional (OMI) es una agencia especializada de las Naciones Unidas, con responsabilidad en materia de seguridad y protección del transporte marítimo, y de prevención de la contaminación marina proveniente de los buques. En su carácter, provee el ámbito en el cual los gobiernos de todos los países con intereses en el sector del transporte marítimo deliberan, elaboran y determinan normas sobre los aspectos específicos mencionados, a las que deben ajustarse los buques que realizan viajes internacionales.

El transporte marítimo es una de las actividades más internacionalizadas de nuestros días, que moviliza más del 90% del intercambio comercial de todo el mundo. La cadena de propiedad y administración que rodea a un buque cualquiera, puede abarcar varios países. De hecho, los buques pasan la mayor parte de su vida económica moviéndose entre diferentes jurisdicciones, frecuentemente lejanas a las del propio país de registro. De allí, la necesidad de elaborar reglas internacionales para el transporte marítimo, que puedan ser aceptadas y adoptadas por todos.

Un temprano reclamo de varios países por establecer un organismo internacional y permanente dedicado a promover la seguridad marítima en forma más efectiva, solo puedo materializarse a partir de la creación de las Naciones Unidas en 1945. Consecuentemente, en 1948 se convocó una conferencia internacional en Ginebra, de la que resultó la aprobación de un convenio que estableció a la Organización Marítima Internacional como un organismo especializado del sistema de Naciones Unidas (en rigor, hasta 1982 el nombre fue Organización Consultiva Marítima Intergubernamental -OCMI).

El Convenio entró en vigor diez años más tarde, y la organización se reunió por primera vez en 1959. Su primera tarea fue adoptar una nueva versión del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS), objetivo que se alcanzó en 1960.

Y aunque la seguridad fue y sigue siendo la responsabilidad más importante de la OMI, un nuevo y apremiante problema concentró la atención de la organización hacia fines de la década del 60: la contaminación. El desastre del “Torrey Canyon”, en marzo de 1967, que produjo el derrame de 120.000 toneladas de crudo y uno de los mayores desastres ambientales registrados en las costas de Francia y Gran Bretaña, demostró la escala del problema. Entre las múltiples medidas discutidas y adoptadas para abordar su solución, descuella el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL), aprobado inicialmente en 1973.

La República Argentina forma parte de la veintena de países presentes en la organización desde sus comienzos. En la actualidad, la OMI cuenta con 170 Estados Miembros y tres Miembros Asociados.

La OMI es bien conocida por su labor en la elaboración de convenios marítimos internacionales. Estos instrumentos se aprueban en conferencias convocadas por esta organización y luego son aceptados por los distintos Estados que a su vez hacen que estas prescripciones pasen a formar parte de sus sistemas jurídicos nacionales. Además de los convenios, la OMI ha elaborado también numerosos códigos que promueven un marco para la ejecución segura de las actividades en el mar.

Muchos de estos códigos han sido aceptados y su aplicación es prácticamente universal. Asimismo, la OMI ha publicado cientos de resoluciones y de recomendaciones que van desde aspectos generales a los más detallados del transporte marítimo.

La Armada Argentina mantiene una Asesoría Técnica Permanente en la Representación Argentina ante la organización, y tiene responsabilidades primarias en la aplicación de los siguientes convenios:
- “Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia de la Gente de Mar 1978, enmendado”
- “Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar 1974 , enmendado”
- “Convenio Internacional de Búsqueda y Salvamento Marítimo 1979, enmendado” 

Sitio relacionado Organización Marítima Internacional (OMI)