webmail | contacto |  links |  home 
Direccin de Intereses Martimos de la Armada

La Dirección de Intereses Marítimos desarrolla y mantiene el vínculo primario entre la Armada y el conjunto de organizaciones civiles –públicas y privadas- que integran la comunidad marítima argentina.

El conocimiento mutuo y la interacción estrecha con tales organizaciones, que son parte del poder marítimo de la Nación, resulta de fundamental importancia para la Armada, en el cumplimiento de su misión principal.

Coincidentemente, varias de las ocupaciones y responsabilidades propias de su misión complementaria, exigen un cotidiano y actualizado nexo técnico y profesional con el mundo de las actividades portuarias, del transporte fluviomarítimo, de la industria naval, y de la pesca, entre otras.

En este marco, la Dirección procura también contribuir a la formación y extensión de la conciencia marítima del personal naval y de la sociedad, mediante la difusión de la temática de los intereses argentinos en el mar.

Asimismo, y coadyuvando al cumplimiento de las responsabilidades de nuestro país como parte de la comunidad marítima internacional, participa en actividades de su incumbencia relacionadas con la Organización Marítima Internacional (OMI).

El pensamiento del Vicealmirante Dn. Segundo R. Storni

En 1916, el capitán de fragata Segundo R. Storni, presentó a través de un ciclo de conferencias públicas, seguidamente difundidas por el diario La Prensa, un conjunto de fundamentos y lineamientos estratégicos para el desarrollo de una potencialidad marítima que por entonces pasaba inadvertida para la mayor parte de sus contemporáneos.

Declaraba en la oportunidad, que el poder naval debía apoyarse en tres pilares fundamentales: producción, transportes propios y mercados, al tiempo que bregaba vivamente por el encaminamiento del estudio científico de nuestros mares y ríos, y el fomento de la pesca.

El rol de temprano intérprete y lúcido pregonero de nuestros intereses marítimos, convirtió al almirante Segundo Storni en personaje de justa e infaltable evocación cada vez que se aborda esta tan significativa materia, cuya consideración no ha alcanzado aún la debida relevancia entre los argentinos

Storni veía en el mar un factor de enriquecimiento y desarrollo, por cuanto el comercio, junto a la explotación de sus recursos se constituirían en dinamizadores de la economía y al mismo tiempo en el soporte necesario para asegurar la integridad nacional frente a las ambiciones de potencias extranjeras. Con estos argumentos articuló conceptualmente el poder naval con los intereses vinculados al mar en una suerte de fusión que definía al poder marítimo como el resultado de la conciliación complementaria de los dos.

Quiero significar –planteaba Storni en la segunda conferencia dictada en el salón de actos públicos de La Prensa- que la adquisición del material bélico no debe hacernos olvidar ni por un momento que solamente las industrias mecánicas, la marina mercante propia, las poblaciones marineras, las pesquerías, permitirán resolver satisfactoriamente los problemas del porvenir”.

Con sus conceptos el marino había logrado armonizar el poder naval y los intereses nacionales de la cuenca del Plata, con aquellos afirmados sobre las vastas extensiones marítimas del Atlántico, una ecuación que se fortalecía a la par que fomentaba en la ciudadanía la conciencia necesaria.

A la afirmación de la necesidad de contar con una escuadra de guerra eficiente, se añadían entonces, el fomento de la marina mercante, la industria naval, el desarrollo de la pesca y la formación de conciencia marítima en la opinión ciudadana.

La política naval – sentenciaba - es, ante todo, una acción de gobierno; pero es indispensable para que tenga nervio y continuidad, que sus objetivos arraiguen en la nación entera, que sean una idea clara, un convencimiento en las clases dirigentes y una aspiración constante de todo el pueblo argentino.